Artículos de Interés

24 Ago

El nuevo gobierno debe dar continuidad a las inversiones en energías renovables, y brindar certidumbre jurídica a los inversionistas nacionales e internacionales.

Las energías limpias han vivido una revolución sin precedente en nuestro país; en 2013 fue inaugurada la primera central solar fotovoltaica de gran escala. Tan sólo cinco años después, México contará con más de 37 proyectos en operación comercial y más de 70,000 viviendas y negocios con techos solares.

Los grandes avances en materia solar son producto, en gran medida, del impulso e integración de tres factores en el país. El primero es que la energía solar es una de las más competitivas del portafolio de generación en México; de hecho, los costos de la tecnología se han abatido más de 73% desde 2012.

paneles_04

En segundo lugar, destaca la amplia disponibilidad del recurso solar a lo largo y ancho del territorio nacional, ya que el 85% del país cuenta con condiciones óptimas de irradiación solar.

Por último, que el gobierno federal ha logrado instrumentar la reforma energética con políticas públicas eficaces que han fomentado la inversión en energías limpias, con el fin de asegurar que las metas planteadas en la Ley de Transición Energética se cumplan.

Continuar impulsando el potencial solar del país permitirá que, en el periodo 2018-2024, se logre una capacidad instalada de 10 GW, lo cual equivale a 15% de la capacidad total de generación, a la creación de 115,000 empleos directos e indirectos y a la reducción de más de 60 millones de toneladas de CO2.

paneles_04

Fuente: @Forbes